lunes, 20 de julio de 2009

PORQUE PECA EL CRISTIANO


1Jn 5:18 Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca.


INT- Este tema es de gran importancia, pues muchos damos por sentado de que aun y cuando Jesús vive en nuestros corazones por medio de la vida del Espíritu Santo, nosotros seguimos atados a nuestra vieja naturaleza heredada por Adán, la cual tiene control sobre nosotros juntamente con el Espíritu Santo. Esta creencia es aceptada por muchos a causa de no estudiar lo que la Biblia dice respecto al tema. Stg 3:10 De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así. Stg 3:11 ¿Acaso alguna fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga? Stg 3:12 Hermanos míos, ¿puede acaso la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Así también ninguna fuente puede dar agua salada y dulce. Notemos que no se puede tener al Espíritu Santo en el corazón, y vivir bajo el gobierno de la carne, no podemos pretender estar bajo la voluntad de Dios, y vivir haciendo la nuestra, mas sin embargo, hoy en día muchos damos por sentado que esto es posible.

1- CARNE; SU DEFINICIÓN, ORIGEN Y EFECTOS. La palabra carne viene del griego sarx que significa en su sentido primario carne de cuerpo, pero también es el elemento más débil de la naturaleza humana, el estado irregenerado de los hombres, el asiento del pecado en el hombre (no es lo mismo que el cuerpo) Rom 7:5 Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones pecaminosas que eran por la ley obraban en nuestros miembros llevando fruto para muerte. En este pasaje y otros mas, podemos ver que carne no se refiere a cuerpo, pues cuando Pablo menciona esto, lo hace en tiempo pasado, y en ese presente que el está, sigue en su cuerpo, así que no esta hablando del mismo.
· EL ORIGEN DE LA CARNE. La mancha de esta naturaleza caída se origino en el pecado de Adán y Eva, pues la Biblia dice: Rom 5:12 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. Este pasaje enseña que el pecado de Adán, fue imputado a toda la humanidad. La esencia de este pecado fue desobediencia a la palabra de Dios: Gen 2:16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; Gen 2:17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. Adán y Eva desobedecieron este mandato después de un proceso de tentación que Satanás creó. Gen 3:6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. Gen 3:7 Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. A causa de la desobediencia a la palabra, el ser humano quedo preso de una naturaleza caída, y a todos los efectos de esta.
· LOS EFECTOS DE LA CARNE. Los efectos de esta acción los podemos ver claramente en todas las escrituras, y en el relato de Adán y Eva, pues después de desobedecer la palabra de Dios, ellos tuvieron temor; se justificaron así mismos, huyeron de la presencia de Dios, y quedaron atados al pecado de forma natural y permanente, pues la Biblia dice: Gal 5:19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, Gal 5:20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, Gal 5:21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios. Así que por naturaleza, guiados por la carne, pecamos deliberadamente sin el mas mínimo arrepentimiento, pues nos sentimos bien haciendo nuestra propia voluntad, rechazando la de Dios. También la Biblia dice: Jn 8:34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. Este es el efecto mas fuerte que la carne produce, y es, que nos roba la libertad de decidir, y nos hace esclavos al pecado; y esta esclavitud es una condición espiritual que se refleja en nuestra manera de vivir, pues Jesús dijo. Jn 8:32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Jn 8:33 Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres? Notemos que Jesús esta hablando en sentido Espiritual, y este, es el efecto de la carne. Es aquí donde muchos no aceptamos ser esclavos del pecado, aun y cuando nuestra obediencia esta inclinada hacia el, y es evidente en nuestro estilo de vida, pues la Biblia dice: Rom 6:16 ¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea de la obediencia para justicia? Este pasaje revela que nuestra obediencia evidencia a quien servimos, y de quien somos esclavos, es por esto que no podemos vivir en la carne y servir a Dios mediante el Espíritu Santo, pues la Biblia dice: Gal 5:16 Digo, pues: Andad en el Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne. Gal 5:17 Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. Aquí podemos ver que la carne y el Espíritu no operan juntos, así que la creencia de que servimos a Dios mientras vivimos en la carne, no tiene mucho fundamento, a excepción de argumentos extra bíblicos, es decir; razonamientos humanos.
· LA SOLUCIÓN A LA CARNE. Aquí quiero recordar que esta naturaleza caída nos fue imputada por el pecado de Adán, pues la Biblia dice: Rom 5:12 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. Así que el efecto de esta desobediencia, nos contamino y nos esclavizo al pecado por medio de una naturaleza caída, así que el problema esta en nuestra naturaleza caída, es decir; la carne, y de ahí parte todo el comportamiento desordenado que tenemos, por lo tanto, cualquier solución, tiene que tratar con la naturaleza caída, y eso fue lo que hizo Jesús en la cruz. Rom 5:18 Así que, como por la trasgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida. Como podemos ver, es en Jesús que somos libres de la herencia de Adán, pues al nacer, traemos esa naturaleza caída, pero nos es quitada al nacer de nuevo, del Espíritu, es por esto que la Biblia dice: Rom 8:1 Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Notemos que en Cristo ya no hay condenación, pero los que no viven gobernados por la carne, sino por el Espíritu. El nuevo nacimiento solo es posible mediante el Espíritu, pues Jesús le dijo a Nicodemo: Jn 3:3 Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios. Jn 3:4 Nicodemo le dijo: ¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer? Jn 3:5 Respondió Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. Jn 3:6 Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. Este pasaje muestra claramente un nuevo nacimiento Espiritual, no de la carne, sino del Espíritu. Y la Biblia dice referente a estas nuevas criaturas. 1Jn 5:18 Sabemos que todo aquel que ha nacido de Dios, no practica el pecado, pues Aquel que fue engendrado por Dios le guarda, y el maligno no le toca. De acuerdo con este pasaje ¿cómo seria posible vivir en Cristo bajo el gobierno de la carne? ¿O nacer del Espíritu y seguir viviendo en la carne? La Biblia es muy clara al respecto de la carne y el Espíritu. Rom 8:5 Porque los que son de la carne piensan en las cosas de la carne; pero los que son del Espíritu, en las cosas del Espíritu. Rom 8:6 Porque el ocuparse de la carne es muerte, pero el ocuparse del Espíritu es vida y paz. Rom 8:7 Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; Rom 8:8 y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Rom 8:9 Mas vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo, no es de él. De acuerdo con estos pasajes, no podemos ser nacidos de nuevo y vivir en la carne, puesto que la carne no quiere ni puede sujetarse a Dios, y los que viven bajo el gobierno de la carne no pueden agradar a Dios, por lo tanto la carne y el Espíritu no se llevan bien, pues la Biblia dice: Rom 8:12 Así que, hermanos, deudores somos, no a la carne, para que vivamos conforme a la carne; Rom 8:13 porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis. Aquí podemos ver que la carne le da muerte a la obra del Espíritu, y que el Espíritu le da muerte a la obra de la carne. Esto demuestra que Jesús no solo perdono nuestros pecados, sino que nos hizo nacer de nuevo mediante el Espíritu Santo, y es mediante ese Espíritu que podemos darle muerte a la carne, la cual nos esclavizaba. Así que el cristiano no peca por el poder de la carne en el, a menos que no ande en el Espíritu; Porque en la cruz nos fue dado el poder sobre el pecado, así que todo aquel que no tiene una relación personal con el Espíritu, es muy probable que este atado a esa vieja naturaleza que lo gobierna y lo lleva en contra de la voluntad de Dios. Así que la carne no debe ser el factor principal por el cual es cristiano peca, puesto que se le a dado autoridad y una nueva naturaleza en Cristo.

2- TENTACIÓN; LA LUCHA DE CADA DIA. Hoy en día poco se habla de este tema tan importante, pues la tentación es algo que sufrimos a diario y es parte de la batalla espiritual que estamos peleando, y si no comprendemos su función, es muy probable que estemos cediendo ante esta, y así quedamos atados al pecado. Lc 4:13 Y cuando el diablo hubo acabado toda tentación, se apartó de él por un tiempo. Este pasaje muestra claramente la función de la tentación, y su agente principal el cual es el diablo, y aun y cuando nos enfrentamos a ella para salir victoriosos, notemos que ésta volverá a tratar de hacernos caer.
· ¿QUE ES LA TENTACIÓN? Para poder hacerle frente y salir victorioso, es necesario saber en que consiste y lo que es. La palabra tentación viene del griego peirasmos: significa poner a prueba. Así que la tentación es una prueba de nuestra fe, pues la Biblia dice: Stg 1:3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Aquí podemos ver que la tentación tiene como objetivo probar nuestra fe, es decir, aquello en lo que creemos. La tentación es en dos aspectos, el positivo y el negativo; El primero tiene como propósito fortalecernos en nuestra relación con Dios y que crezcamos en la fe, así como lo vemos en el versículo del libro de Santiago; Y el segundo aspecto, tiene el propósito de hacernos caer en pecado para atar nuestras vidas, alejándonos de la relación con Dios, este aspecto lo podemos ver en la caída de Adán y Eva, quienes cedieron ante la tentación, y las consecuencias fueron nefastas. Las tentaciones no se pueden clasificar en positiva y negativa, sino que cada una lleva en si las dos connotaciones, es decir, dependiendo de como respondo a ellas, será el efecto de ésta sobre mi vida, es por esto que la Biblia dice: Stg 1:13 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; Este pasaje muestra que Dios no tienta a nadie, esto bien muestra que la tentación es un arma de Satán para desviar al creyente, pero cuando este responde de acuerdo a la palabra, esa prueba se convierte en victoria; es ahí donde lo que es para nuestra destrucción se convierte para bendición, por esto la Biblia dice: Stg 1:12 Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. Notemos la promesa que hay para los que resisten la tentación, es decir, que después de la prueba, viene la coronación; pero en el aspecto contrario, podemos ver que esta promesa no tiene ningún cumplimiento, así que todo depende de como respondemos ante esta. La tentación es la puerta de entrada al pecado, pues la Biblia dice: Stg 1:13 Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; Stg 1:14 sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido. Stg 1:15 Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado; y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte. Aquí podemos ver el proceso de como caemos ante la tentación, en este pasaje la palabra concupiscencia viene del griego epithumeo fijar el deseo sobre. Así que veamos ese proceso 1- Somos tentados cuando ponemos nuestros deseos sobre la palabra de Dios. 2- Nuestro propio deseo se gesta dentro, hasta dar a luz el pecado. 3- El pecado, producto de nuestros propios deseos, trae la muerte. Esto indica que una vez que hay muerte, nuestra relación con Dios se rompió a causa de ceder ante la tentación, pero cedemos ante esta por ser gobernados por nuestros propios deseos; por esto el Señor Jesús dijo: Mat 26:41 Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil. Esto nos muestra, que es orando y estando alertas como podemos vencer la tentación.

3- LIBRE ALBEDRÍO; EL PODER DE DECIDIR. Dios, no creo maquinas, sino seres humanos con la capacidad de decidir, y este es un poder que nos fue dado y que muy a menudo pasamos por alto cuando culpamos a los demás de nuestra condición, sin saber que esta, no es nomás que el resultado de mis propias elecciones, es decir; de mi libertad de decidir. En cuanto a la libertad de decidir la Biblia dice: Deu 30:19 A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; Este pasaje muestra el Comportamiento de Dios ante las decisiones del hombre, es decir; que el acepta nuestras decisiones, respetándolas, sean cual sean estas, el solo se limita a advertirnos los resultados mediante su palabra.
· LA CARNE Y LA ESCLAVITUD. Nuestra naturaleza nos esclaviza al pecado, pero ¿si esta esclavitud no es física, entonces que parte de nosotros es esclavizada? Es nuestra libertad de decidir la que es cautiva, por eso el Señor Jesús dijo: Jn 8:34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. En este pasaje la palabra esclavo viene del griego doulos de deo, atar, uno que se entrega a la voluntad de otro. Así que cuando nosotros pecamos, somos esclavos de el, quedamos atados por el. Es así como muchas personas quieren cambiar, pero no pueden salir de la condición en la que se encuentran, porque son esclavos del pecado mediante la carne, pero en Cristo somos libres del poder del pecado, pues la Biblia dice: Jn 1:29 El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Este versículo muestra la obra de la cruz en relación con el pecado, también el Señor Jesús dijo: Lc 4:18 El Espíritu del Señor es sobre mí, por cuanto me ha ungido para predicar el evangelio a los pobres; me ha enviado para sanar a los quebrantados de corazón; para pregonar a los cautivos libertad, y a los ciegos vista; para poner en libertad a los quebrantados; Entonces vemos que el Señor nos libera de esta esclavitud, pero aun siendo libres, seremos tentados para volver a ser atados de nuevo al pecado. No somos tentados porque estamos en la carne, puesto que Adán y Eva no estaban en la carne cuando cayeron en tentación, tampoco el Señor lo estaba, y fue tentado por el diablo, pues la Biblia dice: Mat 4:1 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo. Esto muestra, que aun y cuando nosotros somos libres en la cruz, de nuestra naturaleza caída, seremos tentados, y que depende como respondemos ante esa tentación serán los resultados. El cristiano peca por voluntad, no por atadura de la carne, peca porque ignora la obra de la tentación, y sus decisiones son equivocadas, mas los resultados de estas, son inevitables.

No hay comentarios: