miércoles, 14 de enero de 2009

LA DEFINICIÓN DE PECADO

Rom 6:23 Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.


INT- Es muy importante que entendamos la definición de pecado, pues como podemos ver en el pasaje de Romanos, la paga del pecado es muerte, lo cual indica una total ausencia de vida. Así que si no comprendemos cabalmente lo que esto significa, corremos el riesgo de tener muchas áreas de nuestras vidas muertas, a causa de la presencia del pecado en ellas y de esta forma estar experimentando fracaso y no victoria en esas áreas, pues la Biblia es muy clara cuando enseña los dos tipos de vida; la del Espíritu y la de la carne Rom 8:13 porque si vivís conforme a la carne, moriréis; mas si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.

1- LA DEFINICIÓN DE PECADO. Para poder comprender plenamente esto, se hace necesario que veamos la raíz etimológica de la palabra pecado, la cual viene del griego amartia lit., errar el blanco, pero este significado etimológico se pierde de vista en gran medida en el NT. Es el término más inclusivo de distorsión moral. Se usa del pecado como principio o fuente de la acción, o un elemento interno productor de acciones. Así que el pecado en hebreo significa errar, pero en el griego se amplio el concepto al sentido de la fuente de acciones.
· LA ESENCIA DEL PECADO. Para poder comprender esto es necesario que veamos como entro el pecado a la vida del hombre, así que veamos Gen 2:15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. Gen 2:16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; Gen 2:17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás. En este pasaje podemos ver el plan de Dios para el hombre, que era cuidar y labrar el huerto, más Dios también dejo su palabra como valla de seguridad para el hombre, pero veamos como actuó el hombre. Gen 3:6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. Aquí podemos ver cual es la esencia del pecado; la desobediencia a la palabra de Dios, pues el pecado no fue comer, sino lo que lo llevo a comer, ya que el comer del fruto era simplemente el acto de dar a luz el pecado, es aquí donde Adán y Eva erraron, es por esto que el salmista dijo; Psa 119:11 En mi corazón he guardado tus dichos, Para no pecar contra ti. En este pasaje también podemos ver como nace el pecado en la vida del hombre, pues se menciona un tercero, que es la serpiente, la cual insito y sedujo a la mujer despertando un deseo en ella. Esto demuestra que así es como llegamos a pecar, pero todo comienza con la desobediencia a la palabra de Dios.
· LA DIFERENCIA ENTRE UNA BUENA MORAL Y EL PECADO. Como hemos visto hasta aquí, el pecado es la desobediencia a la palabra de Dios, por lo tanto se puede decir que es una ruptura en la relación con Dios. Es por esto que cuando hay pecado, automáticamente hay una ruptura en la comunión con Dios, pues su voluntad ha sido dejada de lado, es por esto que la Biblia dice: Jas 3:10 De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así. Jas 3:11 ¿Acaso alguna fuente echa por una misma abertura agua dulce y amarga? Así que si el pecado es desobediencia abierta a Dios, no podemos medir nuestras vidas solo por nuestro comportamiento, pues aun los budistas, mahometanos, testigos de Jehová y mormones entre otros, también pueden llevar una vida moralmente buena, y eso no los llevara a la salvación. Por otra parte estamos los cristianos buena gente, que no hacemos mal a nadie, pero tampoco tenemos la vida del Espíritu fluyendo en nosotros y esto ultimo es lo que hace la diferencia entre la buena moral y la vida de Dios.

2- LA OBRA DE DIOS Y EL PECADO. Para poder comprender esto es necesario ver el propósito de Dios al crearnos; Gen 1:26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. En este pasaje podemos ver que fuimos creados conforme a su imagen y semejanza y vestidos de su gloria pues el salmo dice: Psa 8:4 Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, para que lo visites? Psa 8:5 Le has hecho poco menor que los ángeles, Y lo coronaste de gloria y de honra. Psa 8:6 Le hiciste señorear sobre las obras de tus manos; Todo lo pusiste debajo de sus pies: Aquí podemos ver que al ser creados, fuimos vestidos de la gloria de Dios, y que al ser hechos a imagen y semejanza de él, es que tenemos la capacidad de tener ciertos atributos de Dios en nosotros, tales como; amar y perdonar entre otros, sin llegar a ser como él en todo su esplendor. Esto demuestra que fuimos creados para tener una relación con él, para vivir en plena comunión con él, pero el pecado estropeo este propósito, mas en Cristo es restaurado el plan original.
· SATANÁS Y LA OBRA DE DIOS. Como pudimos ver en el relato de la caída del hombre que se encuentra en génesis, es Satanás quien induce al hombre para desviarse del camino de Dios, y lo hace provocando en el hombre que sea preso de sus propios deseos, aun y cuando Dios quiere bendecirnos, Satanás nos roba estas bendiciones al provocarnos contra Dios para que vivamos en pecado y así el poder tomar el control, pues recordemos que el pecado es errar y para errar es necesario desobedecer, o bien, ignorar la palabra de Dios, pues su palabra es para nuestro bien. Jos 1:8 Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. Notemos en este pasaje que el plan de Dios es bendecirnos y prosperarnos, pero es necesario que estemos atentos a su palabra, y es ahí donde Satanás trae confusión al hombre, para que se aleje de esa palabra de vida, pues su palabra nos guía hacía él, y en él somos revestidos de poder sobre el pecado, pues la Biblia dice; Rom 8:2 Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. En este pasaje la palabra ley significa gobierno, así que si me someto en obediencia al Espíritu, seré librado del pecado, pero si no lo hago seré cautivo de el, pues la Biblia dice: Joh 8:32 y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres. Joh 8:33 Le respondieron: Linaje de Abraham somos, y jamás hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Seréis libres? Joh 8:34 Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado En este pasaje podemos ver que el pecado esclaviza al hombre, y que esta esclavitud no es física, sino una condición espiritual que por consecuencia afecta lo físico, pero podemos ver que solo la verdad nos hará libres, ósea la verdad puesta por obra nos libera de errar, pero aun tenemos otro problema sin tratar, que es el deseo de pecar, la pregunta es ¿como es que soy libre de pecado? la respuesta es, por medio de su Santo Espíritu, pues este es la naturaleza misma de Dios. 2Pe 1:4 por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia; Notemos que llegamos a ser participantes de la naturaleza divina, esto es su Santo Espíritu.
· LA PAGA DEL PECADO ES MUERTE. Cuando vemos esta frase se refiere a las consecuencias del pecado, o dicho de otra forma de errar que es muerte, en este sentido se esta refiriendo a una muerte espiritual, pues como ya lo he dicho existe la muerte espiritual. La palabra muerte significa separación y es evidente que al no querer obedecer a Dios, estoy separándome de él y ya no estoy viviendo o guiando mi vida por lo espiritual, sino por lo material. Es por esto que nos resulta casi imposible creer a la palabra de Dios en muchas áreas de nuestras vidas, y a esto se le llama muerte espiritual, pues al estar muertos no estamos conscientes de las cosas, y esto no es mas que las consecuencias del pecado, y el pecado se origina en la desobediencia a la voluntad de Dios para nuestras vidas.LA RELIGIÓN Y EL PECADO. Es muy común que la religión nos impida ver cuando estamos viviendo en pecado, pues justificamos que estamos haciendo algo para Dios, pero no nos damos cuenta que lo hacemos, mas no a la manera de Dios, y esto de por si pecado, pues no importa cuan bueno sea lo que hacemos o si nuestras intenciones son buenas, sino es ordenado por Dios es pecado contra su voluntad, veamos algunos ejemplos. Mal 1:6 El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si, pues, soy yo padre, ¿dónde está mi honra? y si soy señor, ¿dónde está mi temor? dice Jehová de los ejércitos a vosotros, oh sacerdotes, que menospreciáis mi nombre. Y decís: ¿En qué hemos menospreciado tu nombre? Mal 1:7 En que ofrecéis sobre mi altar pan inmundo. Y dijisteis: ¿En qué te hemos deshonrado? En que pensáis que la mesa de Jehová es despreciable. Mal 1:8 Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es malo? Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto? dice Jehová de los ejércitos. En este pasaje podemos ver como el pecado de la religión les impedía ver la realidad de su condición, pues estaban haciendo algo para Dios, pero no a la manera de Dios, pues habían dejado la palabra de Dios y esto trajo como resultado una practica a medias. Veamos otro ejemplo 1Sa 15:1 Después Samuel dijo a Saúl: Jehová me envió a que te ungiese por rey sobre su pueblo Israel; ahora, pues, está atento a las palabras de Jehová. 1Sa 15:2 Así ha dicho Jehová de los ejércitos: Yo castigaré lo que hizo Amalec a Israel al oponérsele en el camino cuando subía de Egipto. 1Sa 15:3 Ve, pues, y hiere a Amalec, y destruye todo lo que tiene, y no te apiades de él; mata a hombres, mujeres, niños, y aun los de pecho, vacas, ovejas, camellos y asnos. En esta primera parte del pasaje podemos ver que la palabra de Dios es clara, y que el propósito para el cual Saúl fue ungido por rey, fue para obedecer a la misma. 1Sa 15:13 Vino, pues, Samuel a Saúl, y Saúl le dijo: Bendito seas tú de Jehová; yo he cumplido la palabra de Jehová. 1Sa 15:14 Samuel entonces dijo: ¿Pues qué balido de ovejas y bramido de vacas es este que yo oigo con mis oídos? 1Sa 15:15 Y Saúl respondió: De Amalec los han traído; porque el pueblo perdonó lo mejor de las ovejas y de las vacas, para sacrificarlas a Jehová tu Dios, pero lo demás lo destruimos. En esta parte del relato podemos ver que Saúl pensaba que había cumplido con la palabra de Dios, porque lo que trajo era para ofrecer sacrificios a Dios, osease religión, es por esto que Samuel le dijo; 1Sa 15:22 Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y víctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros. 1Sa 15:23 Porque como pecado de adivinación es la rebelión, y como ídolos e idolatría la obstinación. Por cuanto tú desechaste la palabra de Jehová, él también te ha desechado para que no seas rey. Notemos que a Saúl no le quedaba claro que lo que hacemos no es tan importante como el obedecer la voluntad de Dios, es por esto que muchas de las veces lo que hacemos para Dios, nos impide ver el pecado operando en nuestras vidas, es por esto que Jesús dice. Mat 7:21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. Mat 7:22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Mat 7:23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad. Aquí podemos ver que lo que hacemos, es muy diferente de la relación que tengamos con aquél para quien lo hacemos. Por último tenemos a una iglesia de Asia menor; Rev 3:14 Y escribe al ángel de la iglesia en Laodicea: He aquí el Amén, el testigo fiel y verdadero, el principio de la creación de Dios, dice esto: Rev 3:15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Rev 3:16 Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca. Rev 3:17 Porque tú dices: Yo soy rico, y me he enriquecido, y de ninguna cosa tengo necesidad; y no sabes que tú eres un desventurado, miserable, pobre, ciego y desnudo. Aquí podemos ver nuevamente que esta iglesia pensaba que estaba bien por lo que hacia, pero ante la palabra de Dios estaba desnuda, ciega y desventurada, así que no es sino hasta cuando tomamos la palabra de Dios en nuestras vidas, que somos libres de errar el camino o el blanco.

2 comentarios:

Alberto Hein dijo...

Creo que es un análisis muy claro en lo referente al término pecado.

estoy de acuerdo con este punto de vista y con la elección de cada uno de los versículos citados.

Leonardo dijo...

El pecado no existe mas alla del sentimeindo de culpa que impone el cuerpo eclesiastico a sus fieles, para despues controlarlos y llevarlos a hacer peores cosas que los mismos pecados en los cuales los culparon. Uno toma decisions en la vida malas y Buena, pero solo con el tiempo descubre cual fueron malas o buenas, de lo mal hecho no hay que arrepentirse, solo con reconocerlo y no hacerlo mas basta, pero tambien debemos reconocer que somos humanos y a veces basados en circuntancias historias, crianzas, preciones, ignoracias cometemos errors, no "pecados". La palabra hebrea siempre fue "error o falla" nunca "pecado" en el trasfondo que la iglesia le quiere dar.